Hablemos sobre las Denominaciones de Origen

Hablemos de las Denominaciones de Origen

- buenvivir -

Con el tiempo, la cultura del vino ha dejado de ser un tema de esnobismo puro para conectarse con quienes disfrutan de esta maravillosa bebida y que, sin dedicar su vida a ello, gozan descubriendo el arte y la magia que hay detrás de cada botella.  Sin embargo, existen por supuesto tecnicismos y elementos fundamentales imposibles de cambiar que con un poco de ayuda se pueden entender mejor y nos permitirá identificar mucho más fácil nuevas cepas y mejores caldos que pueden convertirse en nuestras favoritas.  

Las D.O -Denominaciones de origen– son una figura legal que encierra los estándares de calidad y de autenticidad de cada uno de los vinos que hacen parte de una determinada región vitivinícola. La certificación, otorgada por Consejos Reguladores Vínicos de cada país, demarca regiones, áreas de cultivo, volúmenes de producción, tipos de uva, uso estricto de tiempos en madera, tiempos de descanso en botella; exigiendo, por supuesto, imprimir en sus etiquetas comerciales las características de cada cual. Todo esto con el fin de que, en el mundo, podamos disfrutar plenamente de la tipicidad que las cepas desarrollan en esas tierras.

Vinos con características especiales y de muy alta calidad que ingresan en la lista de calificaciones de afamados masters wines como Tim Atkin o editoriales de gran nombre como Wine Advocate.

 

Actualmente existen cientos de Denominaciones de Origen que varían según la región en la que se cultiva y procesa la vid: Ribera del Duero, Rioja, Cigales; entre otras. También según la antigüedad que determinada región vitivinícola pueda demostrar como productor de alta calidad. Se crea entonces una escalera de valor que marca la diferencia en precio, aroma y sabor.

Italia

Las tierras italianas han tenido un lento proceso que define las D.O. Actualmente, son cuatro los escalones de la pirámide de regulación de sus vinos: Vino da tavola, Vino de mesa; IGT, Identificación Geográfica Típica; DOC, Denominación de Origen Controlada, y, DOCG, Denominación de Origen Controlada y Garantizada.

España

España es igualmente compleja en cuanto a regulación, hoy en proceso de revisión constante, discusión eterna de lo que debe y no debe ser aceptado como práctica, las nuevas tendencias y su clasificación actual: Origen, Crianza, Reserva, Gran Reserva. Actualmente, cuenta con más de 70 Denominaciones de Origen. En nuestra cava descansan 4 de ellas: Ribera del Duero, Rueda, Toro y Cigales.   

Francia

La Denominación de Origen Controlada para aquellos vinos que logran certificarse, van desde D.O sencillas que corresponden a la región donde se producen, hasta llegar a los Grand Cru, vinos clásicos que lideran desde hace cientos de años la posición de vinos de guarda global. Un sistema que cuenta con esquemas de preventas muy ligado al mundo financiero, donde ciertas botellas de vino alcanzan precios astronómicos. Hoy, muchos de ellos compiten con unos cuantos de la Toscana Superior, la Ribera del Duero e incluso algunos del Nuevo Mundo.

 

Y del Nuevo Mundo se puede decir que la regulación es incierta y no muy precisa, por lo que de algunas cuantas etiquetas sorpresas puede llevarse el buen consumidor de vinos de alta gama.

Entender correctamente la dinámica y diferencia de cumplir estas características se logra con años de experiencia y estudio. Por eso, en buenvivir hemos tratado de establecer una escala general practica que permita elegir el vino para la ocasión que se requiere: Jóvenes, Every Day Wine, Reservas, Gran Reservas, Selecciones especiales y Vinos de Guarda. Una distinción que permite conocer la magia de cada uno, disfrutarlos de manera adecuada o coleccionar aquellos que tendrán un fin específico en el tiempo. 

Conoce nuestros vinos de guarda aquí