DE ISLAS Y PIRATAS

Escrito por buenvivir el . Publicado en Gastronomía

Los esclavos lo destilaban, los piratas lo bebían por galones y los dueños de las plantaciones lo disfrutaban con un poco de limón. El ron contiene todo el sabor de la aventura, la historia y la magia Caribe, se produce y bebe en cada isla y cada puerto, solo o mezclado, y es, junto con el sol, el mar transparente y la rumba, el icono de identidad de las Antillas.

Durante su segundo viaje a América, Cristóbal Colón plantó caña de azúcar en la isla de La Hispaniola (Hoy República Dominicana). Debido a su clima ideal para el cultivo y la insaciable demanda europea de azúcar, la caña se expandió por las colonias españolas, portuguesas, francesas, inglesas y holandesas del Caribe.

En los trapiches de las plantaciones se extraía el jugo de la caña que, al hervirse, producía azúcar cristalizada. El remanente de este proceso era melaza, un jarabe espeso con cantidades significativas de azúcar. Fue tan sólo cuestión de tiempo para que esclavos y colonos se dieran cuenta de que al mezclar la melaza con agua y dejarla al sol, ésta se fermentaba y producía un licor dulce y fuerte. Para el año 1.650 ya encontramos las primeras destilerías de ron, licor que en las colonias inglesas se conocía como Kill Devil (“matadiablo”), tanto por el terrible guayabo del día siguiente como por su supuesto poder medicinal; también se la llamaba rumbullion (de origen incierto), palabra que se acortó a rum en inglés, rhum en francés, y ron en español.

Barato de fabricar y fácil de transportar, el ron fue desde entonces identificado con la vida en alta mar y, por supuesto, con los piratas que lo consumían en las tabernas isleñas. Debido a ello, el ron fue considerado por mucho tiempo como bebida de rufianes. Para el siglo XIX, y como respuesta a los gustos refinados de las elites del imperio español, se elaboró una nueva calidad de ron en las plantaciones de Cuba, naciendo así el mítico Havana Club.

Hoy en día, el proceso de fabricación del ron es prácticamente el mismo del pasado: la melaza se fermenta, se destila y el líquido se deja envejecer en barricas de roble. El color dorado de algunos rones resultado de la absorción de sustancias de la madera, aunque otros son oscurecidos añadiéndoles caramelo.

Prácticamente, cada isla y región del Caribe produce su ron particular, algunos especiados, unos más añejos que otros, pero siempre brindando deliciosas sorpresas. Ideal para disfrutarse solo o combinado, existen alrededor de 200 cocteles de ron, esta bebida espirituosa y aguerrida continúa encerrando la deliciosa cultura Caribe y el sabor incomparable de sus islas.

Clasificación del Ron

Los rones blancos son generalmente de cuerpo ligero, color claro y de sabor sutil. Son añejados durante un año en barriles de roble para producir una paleta suave, y filtrados para remover cualquier vestigio de color. En general, son usados para mezclar con diversos ingredientes como jugos de fruta.

Los rones dorados o ambarinos, son de cuerpo medio. Envejecen entre tres y cinco años en barriles de roble, los que determinan una paleta suave y dulce.

Los rones oscuros cuentan tradicionalmente con buen cuerpo y color caramelo. Los mejores se añejan hasta por 25 años y son perfectos para tomarse solos.

Los añejos y los fechados son rones de distinta procedencia que se mezclan para asegurar la continuidad del sabor de una marca. Algunos añejos manifiestan su edad a partir del ron más joven de la mezcla.