Semillas de esperanza

Escrito por buenvivir el . Publicado en Gastronomía

Cotidiano, nutritivo y apetitoso, el arroz y sus diferentes texturas, tonalidades y presentaciones es el ingrediente siempre invitado a la mesa, para complementar y enriquecer las comidas, o protagonizar como plato fuerte. Presente en los cinco continentes, sus granos constituyen la principal fuente de alimentación del planeta.

Este cereal, elemento de la cultura universal, tiene una historia que se adorna de creencias y esperanzas de fertilidad y abundancia: en Occidente se arrojan puñados sobre las cabezas de los recién casados; en las bodas hinduistas se colorea y entrega a la novia; los luchadores de sumo lo utilizan para purificar los escenarios de pelea, y en las ceremonias japonesas el emperador lo comparte con la diosa Sol. Florece en tierras desérticas y soporta tanto humedades como alturas extremas.

Originario de la India, sus granos tienen un valor sagrado: punto de unión entre Dios y la Tierra. Es el plato nacional de otros países orientales como China, Japón y Tailandia; y constituye el principal alimento del mundo tropical, donde se encuentra la mayor población del orbe.

El arroz por su adaptabilidad, fertilidad y fácil cultivo, es la semilla de la esperanza para los aproximadamente 8.000 millones de personas que se calcula habitaran el planeta en el siglo XXI, y constituye en la actualidad el único alimento diario para 2.000 millones de almas. Existen alrededor de 130.000 tipos de arroz y expertos de todos los rincones del planeta trabajan día tras día para asegurar cosechas infinitas y perennes.

En Colombia, desde la costa hasta la altiplanicie cundiboyacense, este cereal en todas sus manifestaciones acompaña la comida Nacional.

El arroz rico en fosforo y potasio, facilita el trabajo intelectual, calma los nervios y es relajante muscular. Escaso en sodio, proteínas y calcio, resulta un complemento ideal para acompañar platos de carne o huevos. Entre sus clases se destaca el blanco, el integral y el salvaje. El blanco se encuentra despojado de la cascara y de los granos de salvado que lo envuelven. El integral, de color oscuro, tiene más sabor que el blanco y posee un mayor valor alimenticio porque en el salvado se encuentran principalmente las vitaminas y minerales. Su forma de cocción varia debido a que parte de las capas – salvado – que lo protegen dificultan la entrada de agua a su interior. El salvaje, mas que un arroz es una avena, cuyo tallo puede alcanzar tres metros de altura y termina en espigas. Tiene el grano muy fino, alargado y oscuro, y un sabor especial.

Ismael López, chef ejecutivo del Hotel Sofitel Altamira Ibagué, conoce todos los secretos de la gastronomía y, por supuesto, del arroz. Les compartimos algunas de sus recetas:

Arroz Thai

Arroz dulce

Arroz Salvaje