Encuéntrese

Parte3. Contundentes estrategias para "mejorar"

el . Publicado en Descubra

Es tanta la gente que ha desfilado por la casa de la 79 A, que sería imposible recordarla toda, pero bajo la modalidad oficinas llave en mano vimos nacer compañías de seguros, de banca de inversión, sistemas y muchas más.

Recuerdo que nos contrataron un estudio de factibilidad para un negocio de Jardines Cementerios, oportuna remuneración que suscitó una de las mejores frases anecdóticas: Bueno…¡Por lo menos ya tenemos en qué caernos muertos! Parte del pago nos lo dieron en tétricos lotes.

Y de la hotelería y las tertulias y el jazz y el excelente vagabundo, surgió el acercamiento al fascinante mundo de los vinos y los licores, extraordinario tema para quienes tenemos los sentidos despiertos e intrigados por los aromas y el gusto, y que consideramos, además, la comida como parte fundamental de la existencia. ¡Que viva el Slow Food!

Para afianzar nuestro empeño en las comidas rápidas, emprendimos acciones contundentes. Adquirimos un camioncito pick up, Dodge modelo 1.946, que lucía como un clásico y antiguo. Pagamos 115 mil pesos firmando el cheque con un bolígrafo Kilométrico de tinta roja, seguro el banco entendería el mensaje y extendería el sobregiro requerido para tan interesante inversión.

La figura era simple, acondicionaríamos el pick up como local vitrina de reparto y atacaríamos el mercado, decididamente estaríamos en todos los eventos de la ciudad. Participamos en las pruebas ecuestres más importantes, acudimos a multitudinarios actos como el Encuentro Matrimonial al que asistieron no menos de tres mil parejas, mercado cautivo con el que recuperaríamos pérdidas acumuladas y cubriríamos el sobregiro bastante vencido.

Compramos a un camión repartidor un volumen insospechado de canastas de Coca-Cola, un negocio insuperable excepto por el detalle del envase esparcido por el campo de fútbol del Colegio San Bartolomé que, nunca pensamos, fuera parte del acuerdo con la multinacional de la bebida y originó una querella que perdimos ante el bufete de abogados representante de la misma. Atendiendo la decisión de los jueces, los conductores del camión de reparto, recogimos algo así como 32 mil cuatro envases desocupados.

 

Julio Eduardo Rueda Riaño